giphy
Arte y Cultura

Entre Fantasía Y Realidad

By on agosto 22nd, 2017

Dicen los que saben sobre eso de medir el impacto de la televisión y el cine sobre nuestro gusto, y sobre lo que nos llama la atención respecto a una serie de televisión o una película, que una buena parte del tiempo que consumimos disfrutando de esos manjares televisivos y de la Gran Pantalla, nos transformamos en una especie de ser que espera y añora – la mayoría de veces sin siquiera percatarse de ello –  encontrar en esa historia representada delante de una cámara, un elemento de identidad, ya sea para estar en contra o a favor de eso que muestra la pantalla. Por supuesto, todo esto debe verse desplegado dentro de lo que es considerado como “normal” y en concordancia a esas leyes de racionalidad que nos rigen y nos brindan la sensación cálida de “estar dentro de la realidad”.

giphy

Por eso nos entusiasman esas historias donde el héroe atraviesa por una serie de obstáculos que le podrían pasar a cualquier persona, ver cómo los sortea y después, cuando todo parece perdido, observarlo sostenerse firme por encima de las adversidades. Todo lo anterior es muy bello y hasta cierto punto nos hace creer que la vida podría dejar de jugarnos malas pasadas cada tanto en vez, pero… y  ¿qué pasa la otra parte del tiempo? ¿Qué pasa cuando no estamos de ánimo para ver cómo un cuasi héroe moderno puede sortear los obstáculos, que de no ser por la gran licencia que le otorga el hecho de ser una invención que no va más allá del imaginario de ficción humano, no podría culminar? ¿Qué hacemos entonces? Si nos remitimos a l@s ilustres con los que comenzamos esta recomendación literaria de la semana, nos dirán que es entonces cuando nos volcamos – armados solamente con nuestra esperanza y además de un optimismo que ha dejado noqueado por unas horas a ese horrible pesimismo que nunca se va realmente – de cabeza hacia lo fantástico e irreal.

A ese lugar donde todo puede pasar, y  un desenlace oscuro, gustará tanto como un desenlace de luz, y es aquí donde debe entrar la literatura con sus potentes armas de creación, y mostrarse a través de la pluma de un gran escritor como lo fue el cubano-italiano (italiano en muchísima más cantidad, ya que si bien nació en Cuba, fue educado para la sociedad, tal como sus padres, en aquel bello país que nos recuerda una bota cuando lo miramos) Italo Calvino, quien en su momento también se vio decepcionado de ciertos devenires de la realidad que lo invadía y decidió alejarse de ella inmediatamente y plasmar en sus obras un poco de esa magia que trae consigo la fábula.

el barón rampante

Gran herramienta para estos menesteres resultó ser la literatura, ya que el puente sobre el que montó su fantasía, tenía unas fuertes bases de realidad, y siguiendo esta receta, dio a la luz pública a finales de la década del 50, a su obra: El Barón Rampante. Obra que reúne en una buena cantidad, todos los aspectos de ese monstruo energúmeno y de mil caras que es la naturaleza humana- esa que Balzac quiso dibujar y nunca pudo completar -, que nos invita a conocer otras culturas, episodios grandes de la humanidad (la revolución francesa, el proceso de la gran Ilustración, por mencionar algunos en los cuales te verás sumergido) y todo, absolutamente todo, desde la perspectiva del barón Cósimo de Rondó – si bien el narrador es Biaggio, hermano de Cósimo, toda la obra es una apología a la admiración que sentía el primero por el segundo, por lo tanto veremos en casi toda la obra, la perspectiva de Cósimo y de nadie más – quien desde temprana edad y en un acto de rebeldía, decide subirse a los árboles y nunca jamás bajar de ellos. Tenemos entonces un reto muy bonito en estas páginas, y es el de descubrir esa realidad que nos enturbia, desde la ficción de un personaje que se mantiene firme a lo que cree, y en lo maravilloso que resulta salirse de lo convencional y ver el mundo desde otro ángulo, desde otra perspectiva.

 

Dos interrogantes quisiera plantearte hoy, en relación a lo que leíste y cuya respuesta es únicamente para ti y nadie más: ¿Te has preguntado hasta qué punto reflexionas y te cuestionas sobre la fidelidad de ese ángulo sobre el cual has decidido mirar la vida desde que estás en este mundo? ¿Alguna vez reparaste en ese poder que puede tener la palabra escrita para cubrir con fantasía y surrealismo a un hecho bañado de cotidianidad y de realidad?

 

Daniel Claros

jadafeclar@gmail.com

TAG
RELATED POSTS
1 Comment
  1. Responder

    luis garzon

    julio 28, 2016

    Dentro de los atriibutos y funciones de la mente humana, están las de imaginar, suponer y soñar entre otras muchas más, como consecuencia y en concordacia con la estructura de su ser. Basados en lo anterior, podemos hacer una analogía entre las espectativas los espectadores a cualquier representación, en este caso, el cine, y las espectativas de los bebedores de licor; ambos esperan verse reflejados en modelos de conducta ideales, ambos asumen actitudes respecto a los contextos que les son representados. Finalmente, ambos vivirán las frustraciones de sus mundos imaginarios.

LEAVE A COMMENT

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com