03-rusia-1024x542
Arte y Cultura

DE RUSIA CON AMOR

By on septiembre 18th, 2017

¿Recuerdas aquel certamen de belleza en el que una de las concursantes respondió de la forma más genérica posible a una pregunta acerca de lo que ella sabía sobre Rusia, y que ha sido usado por muchos creadores de recopilaciones de los Greatest Hits – Embarradas de Reinas? ¿No? No importa, la bella participante no ganó y muy seguramente continuó su vida sin el estigma de no haber respondido con más fuerza a ese embajador de Rusia de aspecto bonachón que formuló la pregunta. Sin embargo me gustaría que te plantearas la cuestión y trataras de decirte a ti mismo, qué sabes de Rusia, aparte de lo que todos sabemos: físicos nucleares con grandísimo potencial villano cinematográfico, Putin, vodka, chicos y chicas caminando por cornisas altísimas y –esta va para los de mi generación, niñ@s noventer@s- que todos los adultos se parecen a Boris Yeltsin.

Pues bien, un aspecto grande a conocer de Rusia- tan grande como ella misma – es su aporte a la literatura, más específicamente al que realizó un señor de apellido Dostoievski, de nombre Fiódor y uno de los pilares más imprescindibles de la literatura Rusa, y casi nos lo perdemos, así que debemos agradecer a la “bondad” del Zar de la época quien decidió no llenar su joven cuerpo de pesado plomo y fusilarlo, estando ya en el patíbulo y entregado a su suerte. Pero bueno, y ¿qué tenía este señor para ganarse tan alto puesto en la historia literaria de este inmenso país y del planeta? Pues mi querida amiga o amigo, ocurre que en las páginas escritas por el señor en cuestión convergen perfectamente dos aspectos que de vez en cuando nos asaltan y rompen cualquier armonía que estemos disfrutando, y que son: curiosidad por la manera en que se teje eso que llaman naturaleza humana y el existencialismo crudo.

 

dostoevski-i-sibir

 

Es bastante interesante ver cómo esa naturaleza nunca cambia, y una novela escrita por allá a mediados del siglo diecinueve representa y dibuja personajes que perfectamente podemos encontrar en nuestra cotidianidad. Es encontrarse a uno mismo reflejado en sus momentos más oscuros a través de los ojos de un ser producido por un imaginario. Este señor ambientaba sus historias en una fría Moscú, o una helada San Petersburgo y se valía de lo más representativo de la clase obrera rusa, de la clase que llaman “baja” para desarrollar sus historias y escarbó tanto y observó tanto a la raza humana que aprendió a reflejarla a la perfección en sus estados más bajos, más sórdidos, en eso que notamos cuando cruzamos un sector deprimido de la ciudad y nos hace retorcer la emoción amarga de no estar ahí, de no ser parte de eso. Nos muestra las intrincadas callejuelas de la mente humana, juega con la desazón de la realidad y la existencia, y cómo la ciudad, su clima, nos moldea para hacernos sentir pequeños, muy pequeños frente a la inmensidad del universo.

 

 

Dostoievski reflejó como nadie ese lado de la mente humana, esa oscuridad existencial que nunca antes habían abordado. Menos mal hace unos años – muy considerado él, queriendo enseñarnos y explicarnos eso que podemos entender como feo o sórdido – Umberto Eco (q.e.p.d) se nos adelantó y publicó un compendio visual sobre La Historia de la Belleza y La Historia de la Fealdad, donde hace un recorrido por el arte en todas sus formas a través de esos crisoles que son nuestra definición de lo que es bello y lo que no lo es. Hagamos juntos ese mismo ejercicio de atrevernos a ingresar a esa cueva que es la fealdad en la literatura y admirarla como admiramos lo bello, de encontrar en ella esa fascinación de lo retorcida que puede ser esa naturaleza humana y de ver cómo se mantiene intacta y trasciende por años, décadas y siglos, simplemente adaptándose a las costumbres y maneras de vestir de la época de turno, pero manteniéndose siempre entre nosotros, sigilosa e inmutable y que sin embargo puede ser cuna de realidades más bellas que esa misma que le creó.

No temamos a lo feo, reconozcamos su encanto y simplemente dejémonos llevar por esa magia hecha a partir de una combinación de simples letras.

 

 

Daniel Claros

jadafeclar@gmail.com

TAG
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com