categorias-10
Arte y Cultura

De Inventores Que Son También Escritores

By on julio 10th, 2017

Encontrar escritores que se adelanten a su tiempo es una experiencia bastante agradable, porque si bien ya es de por sí complicado dar con literatura que trascienda el tiempo, se mantenga vigente, entretenida y que sea un reflejo de la condición humana sin importar la época en que fue escrita; es mucho más difícil encontrar a aquellos que son visionarios y se adelantan a su tiempo, digamos a lo Verne o Poe.

En esa difícil búsqueda tenemos aquí a un señor argentino, de nombre Roberto Arlt y quien ha querido la historia que lo recuerdes y revivas como el precursor de la novela moderna argentina y del teatro del absurdo y el existencialismo bonaerense del siglo XX. Con un estilo de vida no tan disipado como para ser tildado de “escritor maldito” (como su coterránea Alejandra Pizarnik) pero siempre agobiado por la existencia, intentó durante toda su vida escapar de las deudas y del tedio mediante un arduo ejercicio en el oficio de ser inventor; de hecho antes de morir había patentado  – entre otros – un tipo de calcetín cuya manufactura era una mezcla entre tela y caucho. Este aspecto particular de su vida se vio reflejado en  sus obras, donde encontramos personajes obsesionados con patentar rosas metalizadas, manufacturar perros de colores y mil invenciones más, de hecho, va más allá y en su estilo de escribir ves reflejado al inventor, al que conoce de máquinas, ejes, y es que Roberto visionario se ve en cada línea que escribió, algo parecido a lo que ocurre con José Eustasio Rivera y “La Vorágine”, que es un poema muy largo que mutó en una hermosísima novela.

RobertoPues bien, con Arlt ocurre lo mismo pero en vez de poema, su obra es una oda a la modernidad, a la creación industrial y al  ingrediente social. Todo lo anterior desarrollado en los más recónditos, siniestros círculos sociales de la sociedad argentina de comienzos de siglo – que era, en rigor, similar a la de otras capitales en nuestra querida américa del sur -,  y es a partir de estos parajes y sus habitantes que Arlt extraía el combustible para alimentar su increíble maquinaria de literatura, lo que me lleva a presentarles un título en particular, publicado por allá en el año 1929 y que Roberto decidió llamar: Los Siete Locos. En esta obra, Arlt explora los bajos mundos de la sociedad argentina, a través de unos personajes – cuyos monólogos hacen un homenaje muy evidente a Dostoievski – y de unas situaciones que, como nos daremos cuenta después, están completamente adelantadas a su época; donde cada uno de estos “locos” te muestra su trastorno envuelto en genialidad y cada paso que los hunde en la decadencia y en la manía de llevar a cabo una revolución social imposible, los catapulta invictos y relucientes al otro lado, a ese lado de magnificencia del ser humano que no tiene nada que perder, aquel que ve al mundo como un estado de transición a otro ulterior, que por lo demás es mucho mejor,  y por lo tanto no debe tener ningún tipo de atadura moral o ética que lo amarre a éste y a sus reglas.

En “Los Siete Locos” vamos de la mano con Arlt, tal como Virgilio guía a Dante después del encuentro con la pantera, camino a una espiral de decadencia y absurdos que suelta una pluma cargada con la tinta del existencialismo y la desazón, entremos a este mundo y observemos cómo se nos dibuja esa gran maquinaria, esa mole que es todo tornillos y ejes y que representa la obra visionaria, cargada de cemento que nos entrega, humildemente, el maestro Roberto Arlt.

Daniel Claros

jadafeclar@gmail.com

TAG
RELATED POSTS
1 Comment
  1. Responder

    Sandra Alayón Caro

    septiembre 13, 2016

    He venido siguiendo los artículos de Daniel Claros y debo admitir que me atrapa su forma de escribir, ya como que espero el próximo jeje excelentes recomendaciones.

LEAVE A COMMENT

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com